El valor de la UCAU puede ser revisado periódicamente por el gobierno, con el fin de adaptarlo a las circunstancias. A diferencia de la UT, que es actualizada anualmente.

La Unidad Tributaria (UT) y la Unidad de Cálculo Aritmético del Umbral Máximo y Mínimo (UCAU) son unidades distintas.

La UCAU sustituye a la UT únicamente en las contrataciones públicas, viáticos y la cajas chicas de los despachos oficiales; y ésta puede cambiar de valor constantemente, según lo decidan las autoridades.

La Unidad Tributaria (UT) es una medida que normaliza y mantiene actualizados, año tras año, los montos especificados en las leyes tributarias y reglamentos tributarios venezolanos, los cuales son expresados en proporcionalidad directa (incluso en fracción y/o porcentaje) al valor actual de dicha Unidad Tributaria.

Hasta hoy (02/02/2018) no ha sido modificado el valor de la Unidad Tributaria vigente, que rige el cálculo de montos relativos al Impuesto Sobre la Renta (ISLR), del Bonos de Alimentación, el cobro de los servicios públicos, así como para sanciones y multas. Su valor es de 300 bolívares, y el Ejecutivo nacional, que usualmente anuncia un ajuste de su valor en febrero, no ha adelantado los cálculos respectivos al aumento del año 2018, que debería ser equiparado, según normativa, con el índice de Precios al Consumidor (IPC).

¿Qué es el IPC? – Es un indicador estadístico que tiene como objetivo medir el cambio promedio en un período determinado, en los precios a nivel del consumidor de una lista de bienes y servicios representativos del consumo familiar, con respecto al nivel de precios vigente para el año escogido como base. (Extraído de «El Indice de Precios al Consumidor Año base 1997». Documento del Banco Central de Venezuela)

 

La UCAU se desprende de la Ley Constitucional Contra la Guerra Económica para la Racionalidad y Uniformidad en la Adquisición de Bienes, Servicios y Obras Públicas, aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente según apunta el escrito. Su valor fue fijado en 10.850 bolívares y privará para las contrataciones públicas, viáticos y la caja chica de los despachos oficiales.

Esta unidad de cálculo no sustituye a la Unidad Tributaria para el resto de las operaciones de la administración pública ni de la economía nacional, por lo tanto, no afecta en nada a los cálculos con los cuales trabajamos para la retenciones del Impuesto sobre la renta.